La visita (Pieza teatral en 4 actos) de E. Protto

“Los mitos son los relatos imaginarios, que en la antigüedad, explicaban de un modo absolutamente fantasioso,  la naturaleza del mundo y sus misterios.
Esa mitología o conjunto de mitos, plagada de dioses, demonios, héroes y monstruos, formaban parte de las verdades y creencias de los pueblos primitivos. Los mitos ayudaban a conjurar los temores e interrogantes de la existencia humana. En otras palabras, servían para  entender los caprichos del destino y los arcanos del universo del que somos parte indisoluble.
Algunas de aquellas lejanas respuestas, subsisten todavía y resuenan en la memoria colectiva de los hombres y mujeres modernos...
En la mitología griega, Mnemosine, era una diosa de la primigenia edad de oro y  personificaba a la memoria. Sabía y recordaba todo lo que ha sido, lo que es y lo que será.
Ayudaba a los hombres a evocar su pasado, a ganar sabiduría y prudencia para que, con la experiencia adquirida, no  perdieran el camino por el cual debían andar sus vidas.
El agua de sus fuentes avivaban los recuerdos.
Mnemosine era hija de Urano, dios del cielo y de Gea, diosa de la tierra. Durante nueve noches copuló con Zeus, rey de los dioses olímpicos y así engendró a las musas, esas divinidades inspiradoras, que hasta hoy, según afirman algunos,  iluminan a los artistas para crear su arte.
Acaso sin saberlo, inmersos en el olvido y en una nebulosa de mitos y revelaciones proféticas, viven y sufren su destino los personajes de esta obra...”