ACERCA DE LA OBRA AMADEO NUESTRO

Tres seres perdidos en el laberinto de sus vidas. La obra en cuatro actos remite al mito griego del laberinto y sitúa a los personajes en un pequeño mundo, laborioso y yermo, donde sufren los caprichos de un destino falluto y cruel, con pasión y estoicismo, tal como lo han sufrido los grandes héroes trágicos en treinta siglos de historia teatral.
La escenografía representa el comedor de un hogar pobre, atrás en el centro está el cuadro del laberinto, de la artista plástica Bárbara Arlia y a un lado, la burbuja del saber inútil en la que Amadeo pasa sus días, leyendo infinidad de libros que jamás iluminarán su camino.